Denuncia que Pepos lo asaltaron; lo despojan de préstamo de Banco Azteca

El miércoles pasado 27 de septiembre, por la tarde, entre 15: 30 y las 16 :00 horas, un humilde “maistro” albañil, Don Viviano Tzel Tún, de 60 años de edad, con dirección colonia cerro del Tepeyac, calle prolongación Galeana entre Sacrificio y Bellavista, número 8, sufrió un presunto abuso de parte de unos elementos policiacos que ya fueron denunciados tanto en la Fiscalía como en la misma corporación, donde asuntos internos ya investiga.

Según narró Don Viviano, consiguió un préstamo en Banco Azteca, en un Elecktra, ahí sobre circuito Baluartes, por la primaria justo Sierra Méndez; le dieron 7 mil 500 pesos.

Como el acepta, irresponsablemente, en vez de dirigirse a su casa y guardar el dinero, se fue a la papelería “Tony” a comprar unos bicolores, que tanto se usan en albañilería y de ahí se metió a un bar.

Detalla Don Viviano que saliendo de la papelería se topó con un amigo que lo invitó para tomarse dos cervecitas, y entraron a un lugar que se llama “Dos para Comer”, asegura que se tomó tres cervezas y que salieron del Bar, de pronto lo detiene una patrulla dizque porque estaba tomado y lo llevan a los separos de la policía.

Cuando lo están registrando en la Secretaría de Seguridad para ingresarlo a los separos, le pregunta la señorita que lo atendía, el porqué de su detención, sino estaba tomado. Don Viviano respondió que ignoraba. En eso observa que los elementos que lo detienen entregan sus pertenencias que le quitaron, pero no entregaron el dinero que le habían dado en Elecktra.

Externó en ese momento que faltaba el dinero, pero los angelitos de la PEP ya se lo habían clavado. En ese momento Don Viviano lo hizo notar, pero los policías lo empujaron y lo trasladaron a los separos.

“Ya presenté denuncia…veremos qué pasa”, dice resignado Don Viviano.

“Ojalá que las investigaciones concluyan con una ejemplar sanción a esos malos policías que echan a perder el trabajo de toda una corporación”, dijo.

Don Viviano externó que ya inició los pagos a Banco Azteca, de un dinero que se robaron los pepos, pero que las investigaciones van muy lentas.