Este sábado inicia periodo de veda de pulpo

La Secretaría de Pesca y Acuacultura del Gobierno del Estado (SEPESCA) informó que a partir del primer minuto del 16 de diciembre entra el vigor la veda del pulpo, cerrando la temporada de captura 2017 en la que participaron un total de mil 300 embarcaciones con un promedio de 804 permisionarios, los cuales del 01 de agosto al 11 de diciembre, obtuvieron un volumen de captura de aproximadamente siete mil 458 toneladas, con un valor de 390 millones 724 mil pesos, lo que convierte a esta pesquería en una actividad atractiva y rentable por sus niveles de captura y cotización económica, no solo en el mercado nacional, sino en el internacional.

De igual manera, se informó que esta pesquería es de suma importancia para el Estado, ya que ocupa el segundo lugar nacional en el volumen de captura con la aportación del 35% al total nacional, el cual en el año 2016, fue de ocho mil 80 toneladas, con un valor económico de 343 millones 91 mil 380 pesos.

Representa la segunda en cuanto a sus niveles de captura, solo después de la industria camaronera, por ello la importancia de la implementación y el respeto a los periodos de veda, cuyo propósito es el de proteger el desarrollo y la reproducción de la especie de pulpo, para hacerla una pesquería sustentable.

Asimismo, la SEPESCA trabaja para conseguir la primera marca colectiva de un producto pesquero campechano, el pulpo maya, y fortalecer al sector, pues se obtendrá acceso a mercados que hasta ahora no se han alcanzado, mismos que benefician tanto al comercializador como a los productores y por consiguiente a las familias campechanas.

Cabe destacar que el Gobierno del Estado, a cargo de Alejandro Moreno Cárdenas, promueve la construcción de un sector pesquero más unido y mejor organizado, con una inspección y vigilancia de los recursos pesqueros más efectiva, encaminado a conseguir un sector pesquero productivo y ordenado.

Por lo anterior, la SEPESCA ha asumido su responsabilidad como ente rector de la política pesquera en el Estado, logrando acuerdos a través del acercamiento y el diálogo con los pescadores, permisionarios, comercializadores y empresarios maquiladores del pulpo, reconociendo su voluntad, apego y respeto a la ley y las normas que regulan la actividad pesquera, su compromiso de ser corresponsables en la conservación y sustentabilidad de la pesquería.