El 8 de enero definen ajuste al kilogramo de tortilla

El próximo 8 de enero industriales de la masa y la tortilla definirán el porcentaje de ajuste que realizarán al precio del kilogramo del producto, medida obligada por los incrementos en la energía eléctrica, el gas butano, la harina de maíz, los impuestos municipales, estatales y federales  y el alza a los salarios, reveló el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Masa y la Tortilla, Javier González Baqueiro.

El líder tortillero, dio a conocer que en esa fecha se reunirán con el titular de la Procuraduría Federal del Consumidor y con autoridades del Ayuntamiento de Campeche, también para definir, de una vez por todas, las modificaciones que se realizarán a las disposiciones municipales para desaparecer a los moto repartidores y la venta clandestina que tanto han lesionado a esa industria.

González Baqueiro lamentó que el titular de la Profeco en Campeche, Rafael Montero Romero, desconozca a ciencia cierta los aumentos que lesionan a la industria de la tortilla. “Él asegura que el incremento de 400 pesos en la tonelada de harina de maíz no justifica un aumento en el precio del kilogramo de la tortilla, pero no toma en cuenta los aumentos en la energía eléctrica, el gas butano, la harina de maíz, los impuestos, el salario, el agua potable y pagos al IMSS, entre otros que nos están obligando a ajustar el precio del básico”.

Ejemplificó que el gas butano ha tenido un alza estratosférica y meteórica. “El lunes el kilo estaba a 9.35 pesos, el martes a 9.45, el miércoles a 10.18 y hoy amaneció a 10.25 y si eso no afecta a la familia, pues el delegado está fuera de lugar”.

Dijo también que a ellos como industriales el Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Campeche (SMAPAC) les incrementó 800 pesos la tarifa anual. La CFE también ha incrementado las tarifas, “despacito, pero ahí nos van amolando”, y los pagos al IMSS también subieron, consecuencia del incremento a los salarios.

En la Cámara –dijo--, hemos platicado, decidimos esperar después del 8 de enero y cada quien será responsable, en base a sus costos, de cuánto incrementarán el kilogramo de la tortilla, pero todos coincidimos que ya no se puede aguantar más. “Estamos saliendo a tablas e incluso tuvimos que recurrir a préstamos para hacer frente a los aguinaldos y otras obligaciones”.

De entrada pidió una disculpa a la ciudadanía, pero aseguró que el ajuste del precio es consecuencia de las alzas ya señaladas. Actualmente la tortilla tiene un costo por kilo que va de los 16 a los 17.50 pesos.

Por último reveló que al menos 123 propietarios de tortillerías están pidiendo modificar el reglamento para desaparecer a los moto repartidores y que exigen terminar con la venta clandestina de tortillas en tiendas, abarrotes, pollerías, taquerías y otros muchos lugares. “Y eso lo debemos definir en esa reunión del 8”.