Periodistas “del escándalo” y legisladores que cumplen

Siempre estaré en contra de que la labor periodística no se aplique de manera profesional y responsable; de que se cometan excesos y se trastoque el plano personal y familiar de funcionarios de los tres órdenes de gobierno, eso no debe ser, no es ético.

Y la verdad lamentó que en nuestro medio, en Campeche, el periodismo se aplique en muchos casos de esa manera; es vergonzoso, al menos para quien esto escribe, que muchos compañeros invadan la vida personal de los funcionarios y los exhiban ante una sociedad ávida de escándalos, ya no de noticias; de chismes y no de realidades.

Y reconozco que tal vez, en alguna ocasión, actué de la misma forma, pero siempre es bueno rectificar el camino y así lo hice, me aparté de ese mal hábito, de ese mal periodismo.

Quizá lo más lamentable del caso es que incluso nosotros los periodistas desconocemos en ocasiones las verdaderas funciones y atribuciones de los funcionarios a quienes entrevistamos y afirmamos que son ellos quienes desconocen lo que hacen cuando en realidad están cumpliendo con sus obligaciones.

Y los medios de comunicación son los obligados a informar de cuáles son esas atribuciones a la ciudadanía. Tenemos el caso, por citar, de los diputados locales, quienes son los representantes del pueblo, de la gente común, de vecinos, comerciantes, grupos vulnerables, indígenas, jóvenes, adultos mayores, etcétera. Su responsabilidad central estriba en el estudio, análisis, debate y votación de iniciativas de leyes y decretos que beneficien a la población.

Pero los diputados locales son más que esto; los diputados son los representantes de la comunidad, elegidos por sufragio secreto y en libertad de las personas y se esperara de ellos la defensa de los intereses de la gente que los votó, a través de la elaboración de leyes que beneficien al interés colectivo.

Sin embargo, también se les atribuye y lo ejercen por voluntad –claro eso acarrea votos--, la gestoría en apoyo a las necesidades de carácter social de las familias que representan --por distrito o por representación proporcional--. También los diputados deben estar al pendiente de sus representados, visitarlos y además, informar sobre sus labores legislativas y de gestión.

Por ello, en Campeche, como en otras partes del país, se ha hecho práctica cotidiana observar mucha gente en los alrededores del Congreso, para solicitar a los diputados apoyos para la compra de medicamentos, pagos de recibos de energía eléctrica, despensas, útiles escolares entre muchas otras cosas, mismas que son subsanadas por una partida mensual que el propio Congreso otorga a cada legislador para estos casos.

Y cabe señalar que entre los requisitos para ser diputado local no se exige poseer título académico profesional como tampoco ser una estrella en oratoria. No es requisito ser rico, de clase media o pobre.

La Ley pide estar inscrito en el Registro Federal de Electores y contar con credencial para votar; tener 21 años cumplidos al día de la elección y, entre otros trámites menores, acreditar que se tiene residencia en el estado no menor de cinco años anteriores a la fecha de la elección.

Tal vez se esté preguntando porque del comentario y se lo aclaró: en días pasados leí en las redes sociales las burlas de que fue objeto la diputada Andrea Martínez y de las que han sido otros legisladores locales.

En el caso de la diputada por Champotón Andrea Martínez Aguilar, ex militante del partido Morena, ella ha sido víctima de burlas y críticas infundadas por parte de algunos "periodistas" malintencionados, que la discriminan por ser humilde y no contar con título profesional.

Con su esfuerzo personal, su carisma entre la gente de bajos recursos y su disposición para servir, la champotonera le ha callado la boca a muchos. Esto le temen sus adversarios, quienes no escatiman gastos para pagar para que le peguen.

Su trabajo como representante popular está fuera de discusión. Le cumple a su gente y a las pruebas se remite. Tan sólo en el pasado mes de abril, la diputada Andrea Martínez realizó diversos trabajos de gestión social y tareas legislativas.

En la Sala de sesiones votó en favor de un dictamen para exhortar a la Secretaría de Desarrollo Urbano, Obras Públicas e Infraestructura del Gobierno del Estado, para que en el ejercicio de sus atribuciones convengan con los contratistas medidas que permitan la ocupación de trabajadores locales en la construcción de obras públicas, principalmente en el inicio del Nuevo Puente de la Unidad.

En visita a la comunidad "Reforma Agraria" en Champotón, atendió conjuntamente la solicitud de los comisarios Nicolás Urrieta y Rafael Tovar, con respecto a mejorar la imagen del ojo de agua, para fines turísticos.

Asimismo, en compañía del diputado Martín Durán, entregó botes de pintura que fueron solicitados para la iglesia del poblado "Aquiles Serdán", previo a la celebración de la Semana Mayor.

El pasado 30 de abril, celebró a los niños en su día con el respaldo del Congreso del Estado, y para este 10 de mayo se organiza para un evento con las Madres que habitan en Barrios, Colonias y comunidades de su municipio.

En trabajo legislativo y de gestión social, no puede regatearse que la diputada Andrea Martínez le cumple a su pueblo y le cumple bien, así le moleste a sus rivales políticos que están nerviosos porque ven en ella un liderazgo en crecimiento.

Sólo así entiendo que su imagen, su persona, más no su trabajo legislativo, esté siendo objeto de burla en redes sociales. Como digo eso no es digno y no se le puede llamar periodismo.