El trabajo, sobre la injuria, decidirá futuro del SUTAISUAC

Este lunes se decide, una vez más, quién dirigirá los destinos del Sindicato Único de Trabajadores Administrativos, de Intendencia y Similares de la Universidad Autónoma de Campeche. Tres fueron las planillas que realizaron proselitismo, que intentaron convencer, con sus proyectos y propuestas, ser dignos de encabezar las luchas de ese importante sector laboral de la UAC.

Desafortunadamente, dos planillas desaprovecharon la oportunidad de realmente hacer propuestas y dar a conocer sus planes de trabajo y se dedicaron, en un claro ejemplo de mala política, a atacar, con golpes bajos, a su contrincante y actual dirigente Claudia Eunice Escobedo Pech, a quien incluso meses previos a la elección la acusaron de, presuntamente, vender plazas sin llegar a comprobar sus acusaciones, con el riesgo incluso de ser acusadas penalmente. Eso lo sabe la licenciada en derecho por vocación Inés Zapata.

Tanto a Rocío Granados, de la planilla Rosa como a Inés Zapata, de la planilla Roja, se les pudo escuchar señalando presuntas irregularidades de Escobedo Pech, como ya dijimos, de beneficiarse ella y familiares del cargo, de realizar, presumiblemente, acciones reñidas con el buen actuar de un dirigente.

¡Pero nunca le comprobaron nada! Sólo fueron palabras sin fundamentos para intentar desprestigiar una larga y ardua labor que ha dignificado al SUTAISUAC y alcanzado significativos logros para sus agremiados. Un trabajo que cambió las formas al interior de ese sindicato y que descentralizó el poder, dándole más participación a sus secretarías y comisiones, que son parte esencial y que integran la base del mandato sindical.

A las tres planillas se les vio en acción, buscando el voto, pero como ya dijimos, dos a expensas de hablar mal de su líder, a pesar de que ambas reconocen que se avanzó y que es necesario reforzar lo hecho por la actual dirigencia. El cierre de campaña dejó en claro la fuerza de cada una de ellos. Ni con regalos, ni con bailes, pudieron reunir a quienes dicen los apoyan. Esa en su triste realidad y quieren reventar la asamblea y ya lanzaron el buscapiés de que esa es intención de Escobedo Pech.

Incluso los trabajadores universitarios saben quiénes son, saben que incluso hay gente inmiscuida que inició la aventura de lucha sindical con Escobedo Pech pero que hoy se sienten con derecho a ser parte de la dirigencia, están en su derecho, pero no despotricando una labor que los ha beneficiado y muchos menos pretendiendo violentar una asamblea, como ocurrió hace ya muchos años atrás.

Que Escobedo Pech es la cuarta ocasión que pretende la dirigencia, es verdad, pero los trabajadores así lo han querido, así han manifestado su voluntad en las urnas y eso habla que ha realizado un buen trabajo como lideresa del SUTAISUAC.

Escobedo Pech encabeza la planilla Verde, está más por decir que es una planilla que reúne a gente con experiencia, que ha realizado una excelente labor en las encomiendas dadas; son más de 90 personas que están identificadas, como integrantes, en ese proyecto que busca mejoras salariales y contractuales, en resumen: mejorar las condiciones laborales de sus compañeros del SUTAISUAC.

Algo que no deben perder de vista los trabajadores universitarios es que se avecina una revisión contractual y como tal deben tomar en cuenta la experiencia que Escobedo Pech tiene en su negociación, que siempre ha luchado por mejores salarios y prestaciones, o arriesgar con otro líder novato y sin conocimientos en estas lides, lo que a todas luces les resultaría perjudicial.

Las autoridades universitarias así lo tienen claro y están a la espera de los resultados electorales para abrir o cerrar la cartera y beneficiar o lesionar los bolsillos de los trabajadores administrativos universitarios.

Deben tener claro si en los últimos años se avanzó en prestaciones, mejores salarios, más beneficios de diferente índole o se estancó en esos rubros y decidir, haciendo caso omiso a acusaciones sin fundamento y a la ligera, si quieren seguir con su líder Escobedo Pech hacia puerto seguro y un mejor futuro o con otra persona hacia una expectativa sin luz, hacia la incertidumbre.

Usted amigo trabajador tiene la última palabra, acuda a ejercer su voto este lunes y decida lo que mejor le conviene. Es su futuro y el de su familia.