Para la recta final

Más allá de la Grilla

Dicen, y creo que dicen bien, quienes conocen de estos asuntos, es decir, los analistas políticos que para la recta final de la lucha por la Presidencia de la República para el sexenio 2018-2024, ya solo quedan dos aspirantes, Andrés Manuel López Obrador, dueño absoluto del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y quien alcance la candidatura del Partido Revolucionario Institucional (PRI), siempre que los tricolores hagan una muy buena selección.

Fracasó rotundamente el experimento de los candidatos dizque independientes, pues ni siquiera han podido conseguir un número considerable de firmas de respaldo, pues al parecer quienes los “cultivaron” y los impulsaron a buscar esa nominación les dieron la espalda y ahora están ante un futuro totalmente incierto, claro su futuro político, el económico, ese es otro cantar de los cantares.

En cuanto a los demás partidos políticos todos han llegado a las semifinales totalmente disminuidos, lo mismo por divisiones, por pugnas internas que por su muy escaso poder de convocatoria, la falta de carisma de sus dirigentes, lo que los limita a buscar unos escaños, lo mismo en las cámaras federales que en las estatales o regidurías, en la casi totalidad de los casos por la vía plurinominal, posiciones que acaparan sus cabecillas para seguir mamando del erario.

Los priistas disponen de magníficos “cuadros”, es decir, de cuatro o cinco políticos de primer nivel que cubren el perfil que se requiere para la candidatura, lo difícil será mantener la unidad después de la decisión final para que todos continúen empujando y jalando en la misma dirección, sin rupturas que pongan en peligro su permanencia en Los Pinos y más que eso, un triunfo contundente que les permita seguir gobernando al país en un ambiente de tranquilidad y reencauzar la economía que ya está bastante deteriorada.

Para la elección del año próximo, los tricolores, además de postular a su mejor aspirante a la Presidencia de la República necesitan también de sus mejores elementos para las cámaras federales de diputados y senadores, es decir, del Congreso de la Unión para atrincherarse ahí en el caso, muy remoto pero posible de una eventual derrota.

Pero también, si ganan la Presidencia, que lo es que se predice, necesitarán un Congreso fuerte para poder consolidar un programa de gobierno, lo mismo en cuanto a seguridad pública como en lo económico, principalmente para la creación de empleos y no padecer lo que recientemente ha sucedido de que el jefe del ejecutivo federal sufre de parálisis de muchos de sus planes y programas por la resistencia y oposición de muchos legisladores federales.

Vistas así las cosas, hay posiciones para las principales figuras del priismo nacional, o sea, que bien repartido el pastel, las candidaturas, hay para todos o para casi todos, por lo que no habrá motivo para fisuras al interior, deserciones y demás conductas que podrían mermar la unidad y disciplina que han caracterizado al PRI a lo largo de su casi centenaria existencia.

 Otra modalidad para el proceso del año próximo es el de las alianzas, las cuales no están resultando tan firmes como muchos deseaban y esperaban, pues se han sobrepuesto más las ambiciones económicas, las ambiciones políticas, el amor al poder y al dinero que el objetivo común que parecía ser el sacar al PRI, el enemigo común,  de la Presidencia de la República.

Hasta el momento este es el escenario, susceptible de muchos cambios, que prevalece en la encarnizada lucha política por la Presidencia de la República, cargo que pese a todo, es ambicionado para bien o para mal de la ciudadanía que, dicho sea de paso, ya reclama cambios institucionales, más allá de las reformas estructurales que hasta el momento no han dado resultados satisfactorios.

P.D.: Si los priistas postulan un mal candidato, entonces López Obrador se queda solo y se va por la libre a cumplir su sueño dorado, la Presidencia de la República, que él podría hacer vitalicia. Al tiempo.

Esperamos sus opiniones a los teléfonos 81 5-36-37, 044 981 818 2484 ó e. mail Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.