Disminuyen a 6 horas la jornada laboral de servidores públicos

En favor de los servidores públicos y como medida de prevención al COVID-19, fue reducida la jornada laboral a 6 horas, medida que entra en función este jueves 26 de marzo, según recomendación del Comité Estatal de Seguridad en Salud en Campeche y por instrucciones del Gobernador del Estado, Carlos Miguel Aysa González, la Secretaría de Administración e Innovación Gubernamental (SAIG), acuerdo tomar tal medida.

En un comunicado se da a conocer que se autoriza de manera temporal una jornada laboral máxima seis horas diarias de duración, a los servidores públicos de la Administración Pública del Estado de Campeche, medida preventiva que entrará en vigor partir del día jueves 26 de marzo del año en curso, y estará vigente por el tiempo que determine el Comité Estatal de Seguridad en Salud de Campeche, para lo cual esta Secretaría, atenta a ello, en su oportunidad emitirá el Acuerdo conclusivo que corresponda. Se procurará que el horario deba centrarse de las 9:00 horas a las 15:00 horas, de lunes a viernes.

Quedan excluidas de la aplicación del presente Acuerdo, las secretarías y sus órganos desconcentrados que conforman la Administración Pública Centralizada del Estado de Campeche que tengan a su cargo la realización y operatividad de los siguientes servicios: Seguridad pública, Procuración de justicia, Bomberos, Tránsito y vialidad, Salud, Emergencias 911, funcionamiento y vigilancia de los centros de readaptación social e internamiento de menores de edad en conflicto con la ley penal.

El personal administrativo que no lleve a cabo las funciones operativas enlistadas en este apartado aplicará en el horario temporal que se autoriza, siempre que, en ningún caso se desatiendan las funciones públicas que correspondan a tales áreas. En consecuencia, los titulares de las mismas mantendrán laborando al personal con la distribución de turnos y horarios escalonados que se requieran, sin exceder el máximo de 6 horas diarias.

Las instituciones y autoridades que en función de sus atribuciones presten servicios públicos que sean esenciales o que por su naturaleza deban prestarse de manera presencial, ininterrumpida e indispensable a la población, proveerán todo lo necesario para dar continuidad a dichos servicios, por lo que mantendrán laborando al personal que se requiera, con el fin de que se atienda el servicio público.

Las personas titulares de las Dependencias y sus órganos desconcentrados, deberán organizar e implementar esta medida, conforme a sus cargas de trabajo, vigilando en todo momento el estricto cumplimiento de las funciones y atribuciones a su cargo previstas en la ley.