El coronavirus acaba con normalista en Perú

La Normal Rural “Justo Sierra acaba de recibir un fuerte golpe cuando está a punto de cumplir sus primeros noventa años el próximo 13 de abril de 2020 ya que a causa del Covid -19 le quitó la vitalidad a Isaías Rodríguez y Rivero, en Perú.

El maestro Isaías Rodríguez y Rivero pertenece a la 29ª. Generación 1965. Haré mención de algunos de sus compañeros de ese ayer cercano: Aguilar Cetina Artemio, Aguilar Herrera Gabriel Severo. Alvarado Carrillo Miguel. Arceo Chávez Carlos. Angulo Novelo Mauro. Ávila Pérez Juan Manuel. Ayuso Tamay Alonso, Barahona Osorio Román Del Carmen, Castillo Aguayo Santiago, Canepa Huchim Manuel Jesús, Chuc Cruz Jorge del Carmen, Durán Castillo Oóscar Helios F. Huchim López Porfirio, Cambranis Dzib Wilbert D. Herrera Cen Carlos J. Ku y Morales Fidencio, Koyoc Ku Manuel, Lazo Pech Jorge Manuel, Talango Pérez Alberto, Rosas Rodríguez Jorge Eduardo, Rodríguez Rivero Isaías J., Vargas Pino Jorge E., Vera Santamaría Rául, Muñoz Herrera Enrique, Campos Arana Luis Enrique, Pérez Dzib Ramón y Villamonte Peralta Víctor Hugo, entre otro, pues son 71 quienes egresaron.

El maestro Carlos Orlando Pérez Pacheco amigo entrañable de Isaías, me dice:

“Es campechano el maestro que murió en Perú (Milenio, José Cárdenas y otros medios atestiguaban que era yucateco el maestro fallecido en Perú). Nació y creció en la calle 14, misma en la que nací y crecí. Él vivió a una cuadra de la Ría. Estudió en la PREVO y de ahí se fue a la Normal de Hecelchakán donde destacó como un gran beisbolista jugando la posición de cátcher. Formó parte de la selección los tres años que estudió ahí, hasta concluir su formación profesional. Salió un año antes que un servidor de la Normal (1965). Era el mejor amigo que he tenido en mi vida. Gracias a Dios y a él que me animó, fui a estudiar a la Normal de Hecelchakán. Gracias a Dios y a él que me animó, fui a la Normal Superior de la Universidad Autónoma de Guerrero. Pues no había ni en Yucatán ni en Campeche. Gracias a Dios y a él empecé a ir a la iglesia. Trabajó en Palizada en la primaria y en la secundaria porque obtuvo horas, ya que ostentaba el título de Licenciado en Lengua y Literatura Castellana fue precisamente en ese Pueblo Mágico de Palizada donde conoció a Ethel Trujillo Trujillo con la que se casó. Mediante una permuta se fueron a trabajar a la ciudad de Mérida, donde radicaban. Al jubilarse se dedicó a sacar excursiones con fines benéficos para la parroquia El Divino Redentor de la colonia Pensiones y así como otras parroquias. Era karateca Cinta Negra Primer Dan. Se preparaba para presentar el examen de segundo dan. Compartimos el gusto por la pesca y el béisbol. DESCANSE EN PAZ QUIEN FUERA MI MEJOR AMIGO”.

El maestro Francisco Canché Carrillo fundador y director de la Escuela Secundaria Federal No. 6 de Palizada, Campeche, en el Ciclo Escolar 1971-1972, me dijo: “recuerdo al maestro Isaías como entusiasta colaborador y gran iniciativa, pues con su apoyo integramos por primera vez el equipo de béisbol representativo de la escuela que competía contra los demás equipos de la población. Era un magnífico maestro de Español que se ganó el aprecio y el cariño de sus alumnos, así como el afecto y el respeto de sus compañeros. Maestro hogareño que formó una familia muy unida con su esposa, la maestra Ethel. Lo recuerdo como un maestro sin vicios y amante del deporte. Un gran ejemplo paras su familia. Descanse en Paz” Hasta ahí lo que le dedicó el Prof. Francisco Canché Carrillo, su director en la Secundaria de Palizada.

En la orfandad quedan sus tres hijos: Alonso, Darío y Gabriel.

Tuvo un hermano menor que fue cantante con la Sonora Campeche, su nombre es Manuel. Actualmente vive en Mérida. Se sabe que tuvo también un hermano mayor apodado El Galán, era un buen pitcher zurdo. Cuenta con una hermana de nombre Mirza quien trabajó en Telmex aquí en Campeche.

Su hijo Alonso escribió unas palabras muy sentidas.

“Hoy mi padre el profesor Isaías Rodríguez y Rivero, dejó de caminar por este mundo, víctima de una pandemia mundial al desarrollar en su cuerpo la enfermedad COVID19 en la República de Perú.

Hombre que siempre admiraré y llevaré presente, que difícil es enterarte que tu padre fallezca, pero más a un lejos de casa y sin poder velarlo.

Muchos le llaman inconsciente turista!!, pero pocos saben de su labor para apoyar a las causas de la iglesia católica.

Fue a una peregrinación de religiosa a Perú cómo parte de esa labor, no se vale poner en mal el nombre de mi padre muerto.

¿Responsable? Si muy responsable de no traer la enfermedad a México y muriendo con ella en Sudamérica.

Me preocupa ahora mi madre sola y aislada, en un país que acertadamente cerró sus fronteras, pero a la vez imposibilita su retorno con las cenizas de mi padre a casa.

Les pido aquellos que tienen fe, oren por ellos y a las autoridades del Gobierno de México la pronta repatriación hasta su casa en Mérida Yucatán México.

Gracias a todos los que se han solidarizado conmigo y mi familia.

Esto todavía comienza, cuiden a sus adultos mayores, enfermos diabéticos e hipertensos.

Dios los bendiga.”

Hasta la próxima

De Vez En Ves, De Vos En Voz…