Productores agrícolas se benefician con fertilizante

Antorchistas de la comunidad Once de Mayo, municipio de Calakmul, recibieron apoyo con fertilizante, en beneficio de 24 pequeños agricultores, como fruto de la lucha del pueblo trabajador organizado en el Movimiento Antorchista de Campeche (MAC) y la lucha organizada de miles de campechanos de los más pobres.

Así lo expresó Blanca Estela Chan Chablé, lideresa antorchista en el municipio, al dar a conocer que se realizó ya la entrega de este importante apoyo para que los campesinos calakmulenses se ayuden en sus labores agrícolas en beneficio de ellos y sus familias.

“Los compañeros son todos pequeños productores de maíz, frijol y chile, y este apoyo les beneficia de manera importante en su economía, ya que reciben el fertilizante aportando el 50% del costo de cada bulto, es decir 265 pesos de parte del agricultor. El costo de cada bulto de fertilizante es de 530 pesos”, y dijo que es una gestión ante el gobierno del estado, hecha por los mismos campesinos, pero organizados y no solamente los de Calakmul, sin los de todo el estado.

La lideresa antorchista añadió que esto es necesario dejarlo claro pues “Antorcha es el mismo campesino gestionando, no es un tercero ajeno, son dos partes solamente: el pueblo gestionando y la institución estatal; no hay un tercero que pueda ‘intermediar’, luego, eso de que Antorcha es intermediaria es un error o una mentira”, y explicó que esa falsa interpretación tiene como fin confundir a la opinión pública para que vea con prejuicio a las organizaciones populares y así el funcionario le pueda negar solución a sus peticiones.

Por su parte, Luciano Gómez Pérez, responsable del grupo antorchista en Once de Mayo afirmó que “al principio algunos compañeros se confundieron con eso de los intermediarios, pero llevamos años luchando con Antorcha y sabemos bien que si vamos a solicitar solos nadie nos atiende; en cambio, organizados en Antorcha nuestras comunidades encuentran solución a sus demandas y por ello vamos a seguir en Antorcha; no somos tontos”.