Viabilidad constitucional; cuidado al ambiente

El pasado 13 de junio publicamos en este mismo espacio el artículo: “Compromiso Generacional”, en el cual dimos a conocer la presentación de una iniciativa de reforma constitucional sobre el tratamiento de plásticos de un solo uso y residuos sólidos.

Esta iniciativa la estuvimos desarrollando –con mi querido amigo Ignacio Muñoz- alrededor de un mes de tiempo y con cada día que pasaba, existía un mayor convencimiento, tanto de la necesidad, como de la viabilidad de su aprobación e implementación en Campeche.

Se trata de una “Política de Estado”, ¿qué quiere decir esto? Que pretende involucrar a todos los campechanos, con independencia de su actividad privada o profesional –ya sean personas particulares, estudiantes, comerciantes, autoridades, etc.- y que genera un compromiso consciente de nosotros como generación que actualmente está habitando nuestro planeta, con las generaciones futuras y el cuidado del medio ambiente.

¿Cómo se pretende lograr esto? En primer lugar, involucrar a todos significa comprometerlos a ello dentro del rol que desempeñan en la sociedad. Estudiamos diversas iniciativas que se han dado previamente en diferentes estados de la república, y en ellas encontramos que comprometen a los comerciantes, pero surge la pregunta ¿por qué solo ellos? Estamos convencidos de que deben ser todas las personas, no solo los comerciantes, sino cada una de ellas con independencia de a qué se dediquen, el compromiso es en la vida cotidiana, por eso la iniciativa propone ejercicios de concientización social.

Se propone el desarrollo de legislación, políticas públicas de incentivos, programas de apoyo, y por supuesto de sanción a aquellos que, pasado el tiempo necesario para transitar adecuadamente a esta nueva forma de pensar-actuar, no se desempeñen de acuerdo con el marco legal previamente establecido.

Ahora, no solo debe quedar ahí, por ejemplo, con gran alegría vemos que nuestra Universidad Autónoma de Campeche está implementando la política de “Universidad libre de plásticos de un solo uso”, lo que significa que en sus actividades, estará contribuyendo, dando un ejemplo a las además autoridades para hacerlo. Pero estamos convencidos de que las autoridades deben tener la obligación, no la decisión de sí o no tomar medidas.

Esa es la razón por la que se trata de una reforma constitucional, porque quiere involucrar a toda la sociedad campechana en su conjunto, todas las personas y todas las situaciones sociales donde los objetivos perseguidos –cuidado del medio ambiente y garantía de uno sano para las generaciones futuras- puedan y deban ser protegidos.

Ahora, suena bien, pero ¿es esto posible política y jurídicamente? En cuanto a lo primero, se necesita voluntad por parte de las autoridades encargadas de aprobar, tanto las reformas constitucionales en Campeche, como las leyes que sean necesarias, a lo que respondería que sí hay disposición, de hecho en seguimiento a la propuesta presentada, hemos estado en diálogo con legisladores para explorar las vías por las que podría lograrse su ratificación.

Jurídicamente es igualmente viable. La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha permitido el desarrollo de mayor protección de derechos humanos en los estados de la república, lo hemos analizado en muchos casos desde 2011, además recientemente lo volvió a permitir en el asunto resuelto sobre la Constitución de la Ciudad de México. En tal sentido, no hay impedimento técnico-constitucional para llevar adelante esta idea. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.