Debate en el PRI, a favor y en contra

El debate organizado por la Comisión Nacional de Procesos Internos del PRI mostró, en un cara a cara, de qué están hechos los tres candidatos a ocupar la presidencia del tricolor.

Hay que decirlo, la yucateca Ivonne Ortega se entretuvo más tiempo en denostar a su adversario, Alejandro Moreno Cárdenas pensando que así lo bajaría de las preferencias y simpatías entre la militancia y se olvidó de explicar el partido que quieres dirigir, y más allá, de cómo hacerlo competitivo electoralmente.

Vamos, por su mente no atravesó la idea de colocar otra vez al PRI en la pelea para ganar elecciones, después de la derrota electoral de 2018.

Incluso aceptó que durante el proceso electoral del año pasado se ausentó para irse a España dejando a su suerte al candidato a la presidencia de la república, José Antonio Meade.

Aunque se había establecido un pacto de no agresión entre los candidatos, la ex gobernadora de Yucatán utilizó cada derecho de réplica para atacar a Moreno Cárdenas como si se tratara de un debate transmitido en cadena nacional entre presidenciables para ganar notoriedad.

La estrategia le falló y dejó ver que quien va arriba en las preferencias de la militancia es el campechano.

De su lado el gobernador con licencia, sabedor de su cómoda ventaja en este proceso, centró su discurso en la propuesta, incluso el hashtag #AlitoPropone se volvió tendencia en las redes sociales.

Habló de un PRI competitivo, ganador de elecciones, que le disputará, con la fuerza de la militancia, todos los espacios a Morena y el PAN en el 2020, 2021 y 2024.

Pero además, envió un mensaje al gobierno de Andrés Manuel López Obrador al dejar en claro que serán una oposición “inteligente y crítica”, frente a un gobierno federal que, dijo, “no tiene brújula” y se muestra “incapaz” de dar resultados a la gente.

Aunque a la veracruzana, Lorena Piñón el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le validó su registro para contender por la dirigencia tricolor, durante el debate se observó que aún le faltan tablas para disputar el máximo cargo de representación de la militancia priista.

El siguiente encuentro entre los aspirantes será el próximo 7 agosto, unos días previos a la elección del 11 del mismo mes. No se duda que vendrá a confirmar lo que todo mundo ya sabe, sobre quién será el próximo presidente del tricolor.