En tierras del “peje” Antorcha es profeta

Todo estaba listo para que el domingo 13 de octubre los Antorchistas del regional sureste festejaran 45 años de lucha con un magno evento que se realizaría en el estadio de futbol “Víctor Manuel Reyna” casa de los Cafetaleros de Chiapas, donde se darían cita más de 60 mil antorchistas del regional sureste (Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán), pero dos días antes personal administrativo negó el acceso al estadio; más tarde se nos hizo saber que “por órdenes superiores, estaba prohibido el uso del inmueble” y que si insistíamos en realizar nuestro evento en otro lugar de la entidad “nos atuviéramos a las consecuencias”.

Este sería el tercero de una serie de eventos que se estarán realizando por regiones en diferentes puntos del país. El regional norte (Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas) con sede en San Luis Potosí, realizó con éxito el primero que aglutino a más de 100 mil antorchistas en el estadio de futbol “Alfonso Lastra” y el segundo en la capital michoacana que reunió a mas de 60 mil agremiados del regional occidente (Michoacán, Jalisco, Nayarit, Colima y Guanajuato).

Estos eventos se han venido realizando en medio de una guerra de acusaciones y calumnias encabezadas por el jefe del ejecutivo, seguido y replicado por todo el aparato mediático en manos de la clase dominante de este país. Desde el inicio de su gobierno el presidente de la Republica Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no se cansó de acusarnos de chantajistas, intermediarios, de hacernos ricos a costa de los pobres y hasta de huachicoleros sin presentar ninguna prueba (y digo que no se canso de decir, sino que el pueblo valiente organizado en el Movimiento Antorchista hizo presencia en los eventos donde AMLO no perdía oportunidad ante su público en gran mayoría acarreados para arremeter contra “La Antorcha Mundial”, como él injuriosamente la nombró, y le exigió respeto después de cada mención que el presidente hacía en contra del Movimiento Antorchista).

Esta acción arbitraria solo demuestra que AMLO la sigue regando y la seguirá regando si no aprende a escuchar a sus críticos que acertadamente aseguran que carece de un verdadero plan de gobierno que que garantice el bienestar social y crecimiento de nuestro país, verdaderas políticas que coloquen a nuestra nación en preámbulo internacional en materia de crecimiento económico, ciencia y tecnología, política ambiental, derechos humanos, combate a la desigualdad social, por mencionar algunos. Y, sobre todo, si no aprende a escuchar a su pueblo (que según él ahora “vive feliz”) y sus verdaderas necesidades, aunado a su ignorancia en materia económica y política internacional evidentes en la toma de decisiones y el nulo crecimiento económico de nuestro país. Encerrado en sus propios datos, inflado por parte de la prensa que ha decidido portarse bien por no querer “al tigre suelto”, o sea, la furia del ejecutivo contra ellos, o a cambio de dinero.

Es evidente que las cosas no andan bien y que los únicos felices en este gobierno que según AMLO no es “neoliberal”, son los empresarios que han elogiado su “prudencia y buen tacto”, sí, los mismos que años atrás lo veían como un peligro para México, o mejor dicho para sus intereses, ahora parece que ya amarraron al tigre, le cortaron las uñas y hasta piojitos le hacen.

La 4ta le está fallando a 30 millones de mexicanos que hartos de tantos males creyeron en su discurso de campaña y promesas. Hoy, a más de 200 días de gobierno, no se ven los cambios cualitativos ni cuantitativos la frase “Por el bien de México primero los pobres”: no se vio reflejada en el Presupuesto de egresos de la federación (PEF) 2018, donde de manera irresponsable el jefe del ejecutivo borró algunos programas sociales que si bien no eran la solución, en algo ayudaban a sectores endebles de la población, entre ellos, las guarderías que eran un gran apoyo a madres solteras que tienen que trabajar para llevar el sustento a casa, los comedores comunitarios que por una mínima aportación brindaban alimentación, el programa Oportunidades que becaba a niños y jóvenes para que continuaran con sus estudios. Ni se diga la desaparición del Ramo 23 en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), mediante el cual se podían gestionar recursoso para la construcción de obra pública.

Para el próximo 2020, el PEF de presentado hace unos días al H. Congreso de la Unión nuevamente desatiende necesidades sociales, refleja importantes recortes a programas de SCT y SEDATU, que afectaran construcción y mantenimiento de carreteras, caminos rurales y viviendas, dotación de servicios públicos como agua, drenaje y mejoramiento urbano.

Por otro lado, pese a la crisis en el sector salud que atraviesa el país, el gasto para el próximo año será prácticamente el mismo. Por lo tanto, la idea de convertir el sistema de salud mexicano en un sistema similar al de los países europeos solo es posible en la imaginación del presidente López Obrador. La educación básica sufrirá un recorte del 1.4 por ciento, mandando con esto a la basura el discurso trillado “los niños son el futuro del país”. Si hablamos del campo ahí las cosas no andan ni andarán bien, puesto que el recorte en este ramo aumentan los estragos y estos se han venido reflejando en el abandono de tal; una vez más se lanza a la basura la promesa de “hacer productivo el campo, dejar de importar productos agrícolas y hacerla autosustentable” ¡Nada que presumir, por lo tanto, nada que celebrar!

Sin embargo los antorchistas tenemos mucho que celebrar; no cualquiera aguanta por mucho tiempo los embates más viles y enfurecidos del sistema y sus lacayos. Los antorchistas celebramos tener en nuestras filas a una de las mentes mas brillantes en la actualidad, a un hombre que sí sabe de economía política, que conoce los verdaderos males que aquejan a nuestro país y que además sabe como curar esos males. El Ing. Aquiles Córdova Moran líder indiscutible del Antorchismo Nacional. Aunque muchos querían tratarnos como a perro muerto y creían que acabarían con la única organización que se preocupa por los pobres de México, han fracasado en el intento y fracasarán porque además de ser la organización más grande y mejor estructurada de México, tenemos rumbo y un verdadero plan de nación. Los magnos eventos pasados y los que siguen además de ser de festejos, también son un grito de protesta en contra de las agresiones y el derecho a organizarse, son un llamado a la unión nacional, un llamado en busca de la toma del poder político, en busca de una verdadera transformación de este país.

Compañeros antorchistas; la cúpula que nos gobierna, encabezada por “El Maximiliano” que habita Palacio Nacional, no pueden ocultar el pavor que le provoca el pueblo organizado y concientizado. Aunque nos hierva la sangre y nos invada el coraje, este atentado contra el derecho a reunirse de manera pacífica y externar de manera libre las ideas no lo veamos como una derrota, al contrario veámoslo como una ¡victoria! Si se atrevieron a cometer esta bajeza fue porque los antorchistas del sureste hemos demostrado que estamos más vivos y vigorosos que nunca, que en tierras del “peje” Antorcha es profeta.

 

*Adolfo Cadenas Sánchez, integrante de Antorcha Campesina