“Se privilegió la unidad del PRI”: Cuevas Kantún

“Yo vine con la firme intención de participar en el proceso de mi partido, pero también vine con la firme voluntad de ayudar a la unidad, así que por eso hoy estoy aquí dando la cara y enfrentando mi decisión de apoyar a Medina Farfán para que sea el presidente estatal del PRI”, afirmó categórica Sonia Cuevas Kantún, quien declinó participar en el proceso de selección de la dirigencia priísta en Campeche.

Este día Cuevas Kantún acompañó a Ricardo Medina Farfán y Galilea Balboa Nieto a la sede del CDE del PRI para que, ante la Comisión de Procesos Internos, procedieran al registro como planilla única a la presidencia y secretaría general del PRI.

¿Por qué no participar?, le preguntaron a Cuevas Kantún, a lo que respondió: “Porque hubo un gran consenso, hubo mucho diálogo. Al final de cuentas lo que yo buscaba era el diálogo y la apertura en el partido, que no se estaba dando, pero cuando uno consigue lo que está pidiendo lo más sano es sumarse a ese consenso”.

“Hay un compromiso de estar cerca de las bases y de encauzar las necesidades de la gente, eso es lo más importante, el volver a nuestros orígenes, que era lo único que reclamaba”, afirmó.

En una contienda –recordó--, hay ganadores y perdedores, pero aquí nadie perdió, aquí ganamos todos, ganamos experiencia, amigos y conocimos nuestras realidades y por eso estoy muy tranquila, estoy muy contenta.

Soy una persona que privilegia el diálogo, la unidad y por eso apoyamos a Ricardo Medina Farfán. “Muchos le apostaron que abría un enfrentamiento, quisieron ver sangre, pero se quedaron con las ganas”.

“Yo vine con la firme intención de participar en el proceso de mi partido, pero también vine con la firme voluntad de ayudar a la unidad, así que por eso hoy estoy aquí dando la cara y enfrentando mi decisión de apoyar a Medina Farfán para que sea el presidente estatal del PRI”, sentenció.

“Él está haciendo un fuerte compromiso con la base militante, con nuestro partido y yo seré una de las personas que vigilará que se cumpla con ese ofrecimiento que ha realizado”.

Aquí no termina el proceso –dijo--, vamos a perseverar de que el partido retorne a las bases, que encabezce las demandas justas, de los más necesitados. Y bajo ese compromiso me mantengo firme en mi partido.

“Hoy en el PRI no podemos darnos el capricho de crear una división o un inconformidad por una candidatura no lograda, hoy tenemos que darnos el lujo de unidad, porque afuera (del partido) nuestra realidad es otra, perdidos las pasadas elecciones y por ello requerimos de esa unidad para poder recobrar la confianza de los ciudadanos”.

“No es una candidatura, ni una aspiración la que define el rumbo del partido, y sí muchos priístas que han aprendido y que desean retornar a gobernar para servir a la gente de cerca y satisfaciendo las necesidades que tienen”.