Exitosa lucha popular

La lucha del pueblo organizado será la clave para el cambio profundo de nuestro país. No será ni la 4T ni los partidos políticos existentes quienes promuevan una nación de gigantes. El pueblo sí es capaz de lograr una nación de gigantes y ese pueblo lleva 45 años en lucha, educándose y organizándose en el Movimiento Antorchista. Por ello, la lucha que se dio en la Cámara de Diputados para gestionar obras y servicios para las colonias humildes, y no moches ni dinero para los líderes, fue el inicio para la lucha por el poder político de México. Por ello, transcribo lo que los antorchista dijimos a la nación desde la más alta tribuna.

“Primero, quiero felicitar a mis compañeros Antorchistas que han dado una resistencia: fuerte, clara y contundente a la 4T y que hoy siguen en el plantón allá en la Cámara de Diputados. ¡Felicidades, compañeros antorchistas! ¡Así se hace! ¡Así se defiende al pueblo humilde! En segundo lugar, le quiero decir a la nación: ¿qué hace aquí afuera la fuerza pública? ¿No que abrazos, no balazos? ¿Qué hace? ¿No que ya no más barricadas? ¿No que ya no más granaderos? Le mienten y reprimen al pueblo. Tienen cercada la Cámara de Diputados con un piquete de policías y aquí afuera. Estamos sesionando en un bunker”. Al preguntarles si era cierto o no a los diputados de Morena, gritaron en coro “no”, por eso les contesté: “ahí está la prueba de que le mienten al pueblo, de que traicionan al pueblo y en relación con el presupuesto, de que le roban al pueblo. No queremos moches, mienten. Todo aquel que acusa...” está obligado a demostrar su acusación (ya no me dejaron terminar la frase, pues, cual si una horda salvaje, o, como dijo un diputado, como si estuvieran en una asamblea de Morena y no en una sesión del Congreso, interrumpieron mi discurso gritando y lanzando improperios. Gritaban absurdamente: “quiere moches, quiere moches, quiere moches”, etc., al grado que la propia presidenta en turno, Dolores Padierna, con prudencia y respeto al orador, pero con claridad les dijo: “Se ruega a la asamblea guardar la compostura reglamentaria y escuchar con respeto al orador. Le pido no reiniciar hasta que no haya silencio en la sala. Se suplica a las y los diputados ayuden a generar las condiciones de aprobación del presupuesto”. Después de agradecerle a Dolores Padriena, por poner en orden a sus compañeros salvajes, dije: “nosotros no pedimos moches, lo que queremos son: 1,567 obras que hagan ustedes, no nosotros ni nadie, ustedes, la 4aT. ¡Háganle el agua potable, háganle el drenaje, háganle la vivienda, háganle el hospital! Ustedes, que son los que no se llevan moches (dicho con algo de ironía), háganselo, resuélvanselo. Pero ¿saben qué? No se los van a resolver porque los dejaron fuera del presupuesto y eso es una traición al pueblo; se le miente, ¿no que ya no iba a haber violencia?; se le traiciona, porque se le deja fuera del presupuesto”. Después, la presidenta Dolores Padierna me pidió que esperara en mi intervención, pues el diputado Manuel López quiso hacerme una pregunta; sin embargo, como ya conozco que no hay debate con la 4ªT, le dije a la presidenta que no pensaba “perder mi tiempo”. Así, continué con mi alocución y dije: “y, finalmente, se le roba al pueblo, porque eso sí, todo el pueblo antorchista paga impuestos; esos sí, no se los quitan; en todo caso, dejen que no paguen impuestos los del pueblo organizado. Finalmente, nos parece muy grave que en el marco del Aniversario de la Revolución Mexicana se invite a reprimir al pueblo; se invite a decir: “no cedan a presiones”, pero no solamente viene de las oficinas de gobernación, sino, también viene del Consejo Coordinador Empresarial al que ustedes decían que era un Consejo neoliberal, y ahora resulta que ustedes, la 4ªT y el Consejo Coordinador, que es neoliberal, andan de la mano, ¿qué les parece? ¿No es eso una traición al pueblo? ¿No es eso mentirle al pueblo? Ahí está la demostración adicional de que no se le está resolviendo el problema al pueblo. Finalmente, no es cierto que se le va a dar dinero de manera directa a la gente...”. En ese momento, la presidenta de la mesa directiva en turno, Dolores Padierna, me dijo que aguardara un momento porque me quería hacer una pregunta el diputado Borrego, el cual dijo “y no me diga que no orador” y le dije: “adelante”, y esta fue su formulación:

“Quiero preguntarte diputado ¿cómo repartes el dinero que te dan (sic) cada vez que haces una manifestación como la que haces; en Coahuila tienes un desorden bien hecho, no puedes venir a hablar aquí de justicia social cuando tienes un desorden allá con Antorcha, entonces, ¿de qué estas hablando? Tienes doble moral. Por favor, contéstame cómo repartes los recursos de lo que te dan cuando haces las manifestaciones”.

A lo cual respondí: “Contesto su pregunta, señor diputado: el artículo Sexto, Octavo y Noveno de nuestra Constitución garantizan el derecho de asociación, el derecho de petición y el derecho de manifestación pública de las ideas. El diputado (Borrego) acaba de hacer una acusación personal y decir que qué hago con el dinero que me dan, entonces, yo le pido al diputado (Borrego), en público, que demuestre que a mí me han dado un centavo para hacer una movilización y de no (hacerlo), entonces yo voy a acusarlo de que está haciendo daño moral en contra mía y en contra de mis compañeros antorchistas”. Esa fue la respuesta, para después seguir con mi discurso.

“Y termino, 400 mil millones de pesos para programas sociales, si lo dividimos entre 130 millones de mexicanos, por día les alcanza de a 8 pesos, 3,600 (al año, 240 pesos al mes), no van a sacar al pueblo de la pobreza dándole dinero, haciendo un “Neokeynesianismo electorero”: quieren esa lana para ganar elecciones, muchas gracias”.

Después presentamos tres reservas para modificar el dictamen y considerar las obras del pueblo organizado y el apoyo a la ciencia y la tecnología. Transcribo lo que dijimos en esa segunda intervención: “en las negociaciones que tuvimos con la 4ªT como Movimiento Antorchista, nos dijeron que había voluntad, pero que no había dinero; nosotros les decimos que sí hay dinero, pero no hay voluntad. Esta reserva, justamente resuelve el problema: no hay 3,800 millones de pesos para asignación de obras que ustedes realizarían en favor de la gente, pero sí hay 8,000 millones de pesos para un cerro que no vieron ustedes en Santa Lucía, así es que quítenle al cerro y denle al pueblo sus obras.” La respuesta seguida fue, acorde con una horda de salvajes: ¡No!, con lo cual dejaron constancia para la historia de México de la cerrazón de los diputados morenistas y de su traición al pueblo de México.

Después pasé a exponer la solicitud de recursos para la ciencia y tecnología y esto dijimos: “Resulta que no le quieren dar suficientes recursos al Conacyt para sus becas, entonces, esta reserva solicita 730 millones de pesos para jóvenes investigadores que estén estudiando maestría (posgrado) y 300 millones de pesos para el Sistema Nacional de Investigadores. Yo fui becario de Conacyt y fui del Sistema Nacional de Investigadores, doctor en Economía por el Colegio de México, con una estancia en la Universidad de Princeton, por si les duele”. En este punto, no dejaban gritonear, no dejaban expresarnos y, finalmente, mostraron así su intolerancia nuevamente. Por eso les hice la aclaración de que los diputados Antorchistas estamos preparados y estamos con la comunidad científica y con la gente que debe prepararse con el apoyo institucional que en esta ocasión le niegan los de la 4ªT. Terminamos diciendo lo siguiente: “No apoyar a la ciencia y la tecnología rezagará al país, lo sumirá más en su falta de crecimiento y desarrollo, y esa será culpa de la 4ªT.”

Esta fue la posición del Movimiento Antorchista a la nación desde la tribuna de la Cámara de Diputados, con lo cual mostramos que estamos del lado del pueblo y que estamos listos para iniciar nuestra lucha por el poder de la nación. Ya llegó la hora y el cierre del 45 Aniversario de nuestra organización en el Estadio Azteca el 21 de diciembre del presente, será una prueba contundente de que estamos listos para hacer de México una patria más justa, más equitativa, más democrática y soberana para todos los mexicanos.

 

*Brasil Acosta Peña, dirigente del MAN en el Estado de México