INE, listo para el proceso electoral del 2021

El Instituto Nacional Electoral en Campeche se declaró listo para enfrentar el proceso del 2021, que inicia en septiembre del presente año, en evento donde el secretario ejecutivo del INE, Edmundo Jacobo Molina, presentó a Elizabeth Tapia Quiñones, como la nueva vocal ejecutiva en Campeche.

Ante representantes de partidos políticos, del Consejo General del Instituto Estatal Electoral de Campeche, el propio consejo del INE, funcionarios del gobierno estatal y personas vinculadas en el ámbito electoral, Jacobo Molina destacó los 5 años de carrera dentro de ese instituto de Tapia Quiñones, quien por su parte se dijo estar preparada para conducir exitosamente las venideras elecciones en las que será electo el gobernador del Estado.

“El 2021 será un año complejo por todo lo que representa para México, por su elección que será la más grande de la historia, ya que el padrón electoral superará los 93 millones de votantes contra los 89 millones del 2018”, aseguró Edmundo Jacobo Molina, secretario ejecutivo del INE, quien pidió a los ciudadanos continuar con una renovación del poder pacífica en el país y en cada una de sus entidades.

Por su parte Tapia Quiñones expresó: “No podemos permitirnos ningún retroceso en ese largo y tortuoso camino hacia la democracia. Ese es y será, nuestro propósito fundamental, que perseguiremos cotidianamente con celo de nuestra autonomía, con independencia, profesionalismo y vocación de servicio a la ciudadanía; todo lo cual debe traducirse en excelencia técnica en la organización de elecciones, eficaz arbitraje de los actores políticos y garantías plenas para el ejercicio de los derechos político electorales”.

Afirmó que “en este 2020 trabajaremos arduamente para superar los indicadores de cobertura, depuración y actualización de nuestro padrón y lista nominal que ronda actualmente los 650 mil registros, con calidad y calidez en la atención. Este es un objetivo estratégico de cara al inicio del Proceso Electoral 2020-2021”.

Seguiremos construyendo –agregó--, los mecanismos que garanticen un acceso libre de discriminación de cualquier índole, a los servicios y valores públicos que genera esta institución, a fin de que ninguna persona vea limitado el ejercicio de sus derechos, por su pertenencia étnica, tener alguna discapacidad, expresión de género o preferencia sexual.

“En septiembre, iniciaremos formalmente los trabajos de preparación del proceso electoral federal y local, mediante el cual la ciudadanía campechana elegirá diputaciones federales, gubernatura, congreso local, ayuntamientos y juntas municipales”.

Tendremos el reto de conformar más de mil 200 casillas, instalarlas y equiparlas en todo el territorio de la entidad, integrar en sus mesas directivas a más de 10 mil ciudadanas y ciudadanos que recibirán y contarán los votos de 700 mil ciudadanos, registraremos miles de candidaturas, fiscalizaremos sus gastos de campaña, resolveremos quejas y denuncias por actos relacionados con la equidad de la contienda, se dictarán las medidas necesarias para garantizar el sufragio libre, universal, secreto y efectivo. Todo ello en estrecha colaboración con el Instituto Electoral del estado de Campeche, para en conjunto garantizar la renovación ordenada y pacífica de los poderes públicos.

Ofreció que el INE Campeche “ejercerá con toda responsabilidad y profesionalismo las actividades de fiscalización de los recursos de los partidos políticos nacionales y estatales, señaladas por la Unidad Técnica y ejecutadas a través del equipo de fiscalizadores adscritos a la entidad, con el fin de garantizar transparencia y rendición de cuentas efectiva hacia la autoridad y ciudadanía. Entendemos la Fiscalización no sólo como un instrumento de supervisión y sanción, sino como un mecanismo que permita mejorar la vida interna de los partidos políticos, remontar la pérdida de confianza de amplios sectores de la población y revalorizar a estas instituciones fundamentales para una democracia”.

Asimismo, a través de nuestros Centros de Verificación y Monitoreo, seremos vigilantes del cumplimiento de las obligaciones de los concesionarios y permisionarios de radio y televisión, a fin de garantizar las prerrogativas de partidos y candidaturas y el acceso equitativo a dichos medios durante las campañas, sin interferencias de terceros que puedan desequilibrar las condiciones de equidad que establecen nuestras leyes.